Una prueba que detectara si un embrión contiene la información genética correcta podría incrementar drácticamente la efectividad de la fertilización in vitro (FIV).

Actualmente la IVF tiene una tasa de éxito baja, en particular entre las mujeres de más edad.

El análisis, desarrollado por la compañia Blue Gnome, cuenta el número de cromosomas en los embriones y sólo los que tiene el número correcto son implantados.

Un nuevo estudio, publicado en Molecular bytogenetics, revela que llevando a cabo el análisis genético se incremente un 65% la tasa de embarazos.

Los resultados son muy alentadores.

Actualmente, entre las mujeres menores de 35 años, sólo el 35% de los ciclos de FIV a los que son sometidas resultan en un bebé.

La cifra disminuye a uno de cada 5 entre las mujeres mayores de 35 y a una de cada 20 entre las de 45 años.

Información Correcta

Cuando un espermatozoide fertiliza un óvulo, el embrión en desarrollo debe contener la información genética de ambos padres:23 cromosomas de la madre y 23 del padre.

En ocasiones los errores genéticos provocan que un embrión tenga demasiados cromosomas o menos cromosomas de lo normal.

En la mayoría de los casos esto significa que el embrión no podrá desarrollarse

Esta nueva prueba toma una pocas células del embrión cuando éste tiene cinco días de gestación y son analizadas para contar sus cromosomas, y sólo si los embriones tienen el número correcto entonces con transferidos a la madre para que se implanten.

El estudio comparó la efectividad de los métodos actuales de análisis usando adicionalmente la prueba de conteo de cromosomas. Los resultados mostraron que 20 semanas después de que el embrión fuera transferido, el 42% de las mujeres sometidas sólo a las pruebas estándar resultaron embarazadas. Pero el 69% de las que tuvieron el análisis adicional lograron un embarazo.

Es necesario llevar a cabo más estudios, pero los resultados son alentadores, e indican que el análisis de cromosomas mejora los resultados de la FIV y por lo tanto la transferencia de un sólo embrión podrían conventirse en el estándar para todos los cilcos de FIV en el mundo.

Los tratamientos de reproducción asistida, los cribados, la selección genética, la rehabilitación y los implantes oftalmológicos serán las primeras prestaciones que serán revisadas como parte de la actualización de la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) que pretende realizar la ministra de sanidad, Ana Mato.

Esta revisión "en profundidad" se ampliará progresivamente a otras áreas a fin de definir qué prestaciones forman parte de la Cartera Básica de Servicios y, por tanto, deben ser financiadas en todas las comunidades.

No obstante, las mismas fuentes aseguran que "es falso que se estén estudiando nuevos recortes", ya que el objetivo del Ministerio no es otro que garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a los mismos servicios y en las mismas condiciones con independencia de donde residan.

El pasado mes de abril Mato acordó con las comunidades la creación de varios grupos de trabajo --formados por personal del propio Ministerio y las consejerías autonómicas-- para analizar el futuro del SNS, de los cuales dos iban a estar centrados en el desarrollo y actualización de una nueva cartera de servicios comunes para todo el SNS que, a partir de ahora, quedaría dividida en tres: servicios básicos, suplementarios y accesorios.

Los grupos de trabajo ya han determinado las cinco áreas de la cartera de servicios básicos que primero hay que analizar (genética, rehabilitación, reproducción humana asistida, cribados e implantes oftalmológicos), y el siguiente paso es crear un grupo de expertos para cada una de ellas, que estará compuesto por representantes de sociedades científicas y la Organización Médica Colegial (OMC), y será el encargado de analizar la aplicación de dichas prestaciones.

El objetivo, explican desde Sanidad, es ver qué prestaciones se han quedado obsoletas --y, por tanto, han de salir de esta cartera básica-- y cuáles pueden incorporarse a la misma, así como definir los requisitos para su indicación, para lo que se seguirán "criterios de coste-eficacia".

Cuando estos grupos de expertos tengan sus conclusiones, las elevarán a los grupos de trabajo para que posteriormente sean analizadas por el Ministerio y las comunidades en el seno del Consejo Interterritorial del SNS. De hecho, las fuentes consultadas por Europa Press reconocen que "no se van a tomar decisiones que difieran con lo que decidan los expertos".

Visto en Europapress

Gracias a los avances en la reproducción asistida cinco millones de bebés han nacido en el mundo con estas tecnologías desde 1978, según datos presentados por expertos en fertilidad reunidos en la conferencia anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE), que se celebra en Turquía los días 2,3 y 4 de Julio, los avances en este campo han sido "un hito extraordinario".

La primera "bebé probeta" fue Louise Brown, nacida en el Reino Unido en julio de 1978.

La cifra fue presentada por el Comité Internacional de Monitoreo de Tecnologías de Reproducción Asistida (ICMART).

Se basó en el número de ciclos de los principales tratamientos de reproducción asistida llevados a cabo con parejas infértiles en el mundo hasta 2008 y un cálculo aproximado en los siguientes tres años.

Estos tratamientos son fertilización in vitro (IVF) e inyección intracitroplasmática de espermatozooides (ICSI).

"Esta tecnología ha sido extraordinariamente exitosa en el tratamiento de pacientes infértiles" afirma el doctor David Adamson, presidente del ICMART.

"Se han creado millones de familias con niños y se ha reducido la carga de la infertilidad".

Barreras económicas

Según el científico, las técnicas de reproducción asistida han mejorado mucho con el paso de los años, y los bebés nacidos con ellas son tan sanos como los concebidos espontáneamente.

Y aunque están disponibles en todo el mundo, agrega el experto, todavía hace falta superar muchas barreras, principalmente económicas y sociales, para que el acceso a la reproducción asistida sea realmente universal.

Según ICMART, cerca de 1,5 millones de ciclos de tratamientos de reproducción asistida se llevan a cabo en el mundo cada año, que resultan en el nacimiento de 350.000 bebés.

Los países donde los tratamientos se practican más son Estados Unidos y Japón y la región "más activa" en este campo es Europa.

Según los expertos, en Europa se practican en promedio unos 1.000 ciclos de tratamientos de reproducción asistida por millón de habitantes.

Pero se calcula que en el mundo se requieren unos 1.500 ciclos por millón de habitantes cada año.

Y en muchos países de medianos o bajos ingresos el acceso todavía está restringido.

Tal como señalaron los expertos durante la conferencia, las tasas de éxito con estas tecnologías continúan mejorando, con una tasa de embarazo de 32% por cada embrión transferido.

También se informó que ha habido una "notable reducción" en el número de embriones que se transfieren, con menos riesgo para la madre y los bebés.

Pensarlo dos veces

Los científicos advierten, sin embargo, que la gente no debe pensar que los grandes avances en las técnicas de reproducción asistida significan que se puede postergar la paternidad durante el tiempo que se desee.

Tal como expresa el doctor Stuart Lavery, director de IVF en el Hospital Hammersmith de Londres, "las personas que quieren retrasar la concepción podrían pensar que la IVF es una póliza de seguro a la cual pueden tener acceso en cualquier momento".

"Desafortundamente los hechos todavía muestran que entre las mujeres mayores las tasas de éxito de IVF no son fantásticas".

Y el doctor Allan Pacey, profesor de andrología de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, expresa una advertencia similar.

"Creo que es significativo que hayamos logrado los cinco millones. Esta tecnología es mucho más aceptada socialmente que en los pasados 10 o 20 años".

"Pero hay que advertir que debemos asegurarnos de que las parejas entiendan que la reproducción asistida no es una solución garantizada y que si pueden tener hijos siendo jóvenes deben hacerlo".

"La reproducción asistida es algo que debe ser preservado para aquéllos que realmente lo necesiten" afirma el experto.

Tanto la IVF como la ICSI son tratamientos muy exigentes para las parejas y no todos logran tener éxito.

En el Reino Unido sólo una de cada tres mujeres logra un embarazo después de un ciclo de IVF/ICSI y algunos de estos embarazos se pierden en las primeras etapas.

Muchas veces para lograr un embarazo exitoso se requiere someterse a múltiples ciclos y, aún así, los tratamientos suelen no funcionar para todas las parejas, independientemente del número de ciclos que se intenten.

Visto en BBC Salud

Del 1 al 4 de Julio se celebra en Estambul la Renunión anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana (ESHRE).

Cefivba estará allí para compartir y ampliar conocimientos.

Nos vemos en Estambul!

 

Compartir este contenido

FacebookTwitterDeliciousGoogle BookmarksLinkedin

Buscador

Facebook & Twitter

Idiomas

Teléfono contacto:

Financiamos tus tratamientos

Donacion ovulos

¿Donde Estamos?